Letra A Inicio Contacto  

 

Alberto Contador

Primer español ganador del Tour, el Giro y la Vuelta

 

 

 

Alberto Contador Velasco nació el 6 de diciembre de 1982 en el hospital Doce de Octubre, de Madrid, aunque siempre ha residido en Pinto, localidad del extrarradio de la capital española a la que sus padres emigraron en 1978 desde Barcarrota (Badajoz). Hijo de Francisco y Paqui, fue el tercero de cuatro hermanos (Francisco Javier, Alicia y Raúl, que tiene parálisis cerebral). Desde pequeño mostró gran afición por los animales, en especial los pájaros. Cuando llegaba del colegio, salía al balcón de su casa y, con un silbido, acudían gran cantidad de palomas a las que daba de comer en la mano. Moreno, flaco e inquieto, Alberto fue, según su madre, un perfecto "trasto" de niño. "Metía los dedos en los enchufes", explicaba en una entrevista, en la que también explicaba que una vez se cayó de cabeza desde la litera que compartía con su hermano Fran cuatro años mayor. "Mira, Fran, me han cosido la cabeza con hilo", le dijo, con una sonrisa de oreja a oreja, cuando regresaron del hospital. De niño jugaba al fútbol y practicaba el atletismo, pero fue el ciclismo lo que acabó enganchándole. Cuando a Fran le regalaron una bicicleta nueva por aprobar la selectividad, heredó una vieja, una Orbea, "el hierro", ya descatalogada.

Sin dinero para comprar una buena bicicleta

 

Un día, con 15 años, Alberto se empeñó en acompañar a Fran, que pertenecía a un club ciclista de Pinto. Vestido con chándal y a los pedales de aquella bici roñosa, aquel adolescente larguirucho no sólo no se quedó atrás, sino que dejó tirado a todo el grupo cuando llegaron a la cuesta de Frascuelo. "Paco, tienes que meter a Alberto en un equipo. No es normal lo de este chico", le dijo un ciclista de aquel pelotón al padre de Alberto Contador. La precaria economía de la familia no daba para una bici de marca, pero le prestaron una en la Unión Ciclista de Pinto, donde Alberto empezó a salir a pedalear con chicos de su categoría, cadetes. Si primera carrera fue en 1998, en Torrelaguna (Madrid). Tras verle subir el puerto de El Atazar, le apodaron "el Pantani".

 

Al año siguiente, pasó a juveniles y, un año después, en el 2000, fichó por el Real Velo Club Portillo. La primera carrera que corrió ese año fue el Trofeo Iberdrola, en Zamora. Alberto había entrenado mucho y un tío suyo, Abelardo, le había regalado una bicicleta de primer nivel. Pero, en mitad de la carrera, en una fuerte bajada, se cayó. Contusionado y con dos dientes rotos, se lo llevaron al hospital. Más que los golpes, lo que le dolió fue que se hubiera partido el cuadro de la bicicleta. El incidente le dejó muy afectado porque pensó que se había truncado su sueño de ser ciclista. Por suerte, no fue así. Fruto de esa caída, cogió miedo a las bajadas y las hacía tan frenadas que estuvo a punto de no ser seleccionado para participar en el Campeonato de España.

 

Tiene dos placas de titanio en el cerebro

 

Dotado de un cuerpo con músculos de acero, pelvis estrecha y sin un gramo de grasa innecesaria, los que lo conocen aseguran que Alberto Contador es un hombre que posee una extraordinaria confianza en sí mismo. Su lema es "querer es poder" y lo cumple a rajatabla. Ambicioso, competitivo, obstinado y con una cabeza privilegiada, Contador consigue todo aquello que se propone gracias a una meticulosa preparación física y un control absoluto de la carrera.

 

En su segundo año en juveniles llegaron sus primeras victorias, especializándose en los premios de montaña. En el 2002, venció en el Campeonato de España de contrarreloj sub-23. Al año siguiente debutó como profesional con el equipo ONCE-Eroski, con el que empezó a competir -y a ganar- en el extranjero.

 

Contador tenía un futuro prometedor cuando llegó uno de los episodios más difíciles de su vida. El 12 de mayo del 2004, cuando competía en la primera etapa de la Vuelta a Asturias, se le pusieron los ojos en blanco y empezó a tener convulsiones, lo que le provocó una aparatosa caída. La intervención del médico de la prueba, Santiago Zubizarreta, impidió que el ciclista se asfixiara tragándose su propia lengua. Una semana después, en su casa, Contador sufrió una crisis similar a la de Asturias y fue trasladado al hospital Ramón y Cajal, donde le diagnosticaron un cavernoma localizado en el lóbulo frontal del cerebro. "Un pequeño desliz en la operación podría haberle condenado a la paraplejia, el mutismo o un estado de confusión mental permanente", explicó Aurora Martínez Rodrigo, la neurocirujana que dirigió una intervención que le ha dejado al ciclista dos placas de titanio en el cráneo. Mientras se recuperaba, arropado por su familia y su novia, Macarena Pescador, releyó "Mi vuelta a la vida", biografía de su ídolo, Lance Armstrong quien, tras vencer un cáncer testicular, ha ganado siete veces el Tour (victorias de las que fue desposeído en el 2012 por doping).

 

Totalmente recuperado, cogió la bici con más ganas que nunca. Volvió a la competición -tiene la manía de santiguarse tres veces antes de empezar una carrera- en enero del 2005 con el Tour Down Under, de Australia y, en marzo, ganó la Setmana Catalana. Tres meses más tarde, tuvo que abandonar el Criterium Dauphiné Liberé al cortarse dos dedos con los radios delanteros de la rueda de su bici. Pero pudo debutar en el Tour.

 

 

 

 

Su nombre apareció en la "Operación Puerto"

Su nombre apareció incluido -como testigo- en el sumario de la denominada "Operación Puerto", puesta en marcha por la Guardia Civil en mayo del 2006 para esclarecer la red de dopaje en el ciclismo, en la que sí estuvieron implicados Manolo Sáiz, director de su equipo -el Liberty-Würth- y el médico Eufemiano Fuentes, quien dijo públicamente no conocer a Contador ni haberle facilitado ninguno de sus productos. Tras el escándalo, el equipo quedó excluido de participar en el Tour de Francia 2006, prueba que Contador ganaría al año siguiente -tras fichar por el Discovery Channel- convirtiéndose en el quinto español (tras Federico Martín Bahamontes, Luis Ocaña, Perico Delgado Y Miguel Indurain) que ha logrado tal proeza. Al poco de su triunfo y tras las acusaciones surgidas en la prensa francesa, Contador leyó un comunicado público en el que se reafirmaba en su compromiso contra el dopaje y aseguraba haber jugado siempre limpio.

 

En octubre del 2007 fichó por el equipo Astana, lo que le impidió defender su título de ganador del Tour, ya que la organización del evento decidió vetar al equipo kazajo para la edición del 2008. Ese año, corrió y ganó el Giro de Italia, participó en las Olimpiadas de Pekín y el 21 de septiembre, tras ganar la Vuelta a España, entró en el exclusivo club de los mitos que han ganados las tres grandes carreras por etapas (Vuelta a España, Giro de Italia y Tour de Francia): Jacques Anquetil, Felice Gimondi, Bernard Hinault y Eddy Merckx. En el año 2009 ganó el Campeonato de España contrarreloj y ganó su segundo Tour de Francia, acabando el año como lider del UCI World Ranking.

 

En marzo del 2010 ganó la París-Niza y en julio su tercer Tour de Francia. Sin embargo, en septiembre se hizo pública la presencia de clembuterol en una muestra de orina de Contador obtenida el 21 de julio, durante la segunda jornada de descanso del Tour. Contador fue suspendido de forma provisional por la UCI en noviembre, y, finalmente, tras innumerables prórrogas, el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) le impuso una sanción de 2 años, y le desposeyó del Tour de Francia del 2010, no pudiendo volver a competir hasta el 6 de agosto de 2012.

 

Contador reapareció a lo grande, ganando la Vuelta a España de 2012.

 
 
 

 

 

 

 

Copyright©2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.