Letra K Inicio Contacto  

 

Kim Peek

El auténtico "Rain Man"

 

 

 

Kim Peek nació el 11 de noviembre de 1951 en Salt Lake City (EEUU). Fue el menor de los tres hijos de un matrimonio mormón formado por Fran, ejecutivo publicitario, y Jeanne, ama de casa. A los 9 meses los médicos le diagnosticaron un retraso mental severo debido a una macrocefalia -tenía el cráneo más grande de lo normal- y a la ausencia de cuerpo calloso, parte del cerebro que une los dos hemisferios cerebrales y que regula la conexión entre ambos. Esa particularidad de su cerebro hizo que se produjera un fallo en el sistema de filtración de la información, que le llevaba a retener hasta el 98% de todo lo que leía o veía en televisión, mientras que una persona normal sólo puede recordar un 45%.

 

Los especialistas aconsejaron a sus progenitores que le ingresaran en un centro especial, pero, tras sopesar las ventajas e inconvenientes de esta opción, sus padres decidieron criarle de la forma más normal posible en su casa, en compañía de Brian y Alison, sus dos hermanos. Fran y Jeanne se quedaron helados cuando, con sólo 16 meses, el pequeño empezó a hablar con fluidez. Además, leía perfectamente el periódico y podía recitar de memoria las obras de Shakespeare. Aquella situación desconcertó tanto a la familia que buscaron asesoramiento y los especialistas les explicaron que Kim padecía el síndrome de Savant (síndrome del sabio), que consiste en una serie de discapacidades mentales, físicas o motrices acompañadas de determinadas habilidades propias de las personas superdotadas. Eso quería decir que el pequeño Kim no era capaz de valerse por sí mismo en necesidades tan básicas como darse un baño, vestirse o comer, pero en cambio podía recordar con todo lujo de detalles la trama de cualquier novela o recitar libros enteros de poesía. Eso sí, sin entender su significado y sin mostrar ningún tipo de emoción ante lo que decía.

 

Los médicos recomendaron una lobotomía

 

No aprendió a caminar hasta los 4 años y su mayor diversión era memorizar listines de teléfonos y códigos postales del país o sumar los números de las matrículas de los coches. A los 6 años, el cirujano Peter Lindstrom sugirió a sus padres que sería conveniente practicar una lobotomía, una operación quirúrgica por la que se procedía a la ablación de los lóbulos frontales del cerebro del paciente. Este tipo de intervención estuvo muy de "moda" en EEUU en los años 50 y una de las 10.000 pacientes que la sufrieron fue Rosemary Kennedy, hermana mayor del presidente J.F. Kennedy, si bien esto se mantuvo en secreto durante años. Pese a la opinión e los especialistas, los padres de Kim se negaron a convertir a su hijo en un vegetal.

 

Un calendario de 10.000 años en su memoria

 

A los 7 años, Kim ya se sabía de memoria toda la Biblia y, a los 14, ya había terminado el instituto, si bien las autoridades académicas se negaron a darle el título porque había acabado los cursos con cuatro años de antelación. Con tal de que llevara una vida lo más normal posible, a los 18 años empezó a trabajar en un departamento de contabilidad, donde dio muestras de su extraordinaria habilidad para efectuar operaciones matemáticas, ya que, sin la ayuda de calculadoras, era capaz de rellenar mentalmente las hojas de contabilidad, pagar a los proveedores y rellenar las nóminas de los trabajadores.

 

Con el tiempo llegó a tener en su memoria un calendario de 10.000 años que le permitía situar cualquier hecho en las coordenadas correctas, por lo que llegó a ser conocido con el sobrenombre de Kimputer. Debido a su discapacidad para desenvolverse con otras personas siempre estuvo muy protegido por su familia y, a duras penas, tenía amigos. Su tiempo libre lo invertía devorando libros. Era capaz de leer dos páginas en menos de ocho segundos porque usaba los dos ojos al mismo tiempo -con el izquierdo leía la página izquierda y con el derecho hacía lo propio con la derecha-, almacenaba el contenido en su memoria y, pese a que transcurrieran muchos años, recordaba los personajes, sus historias y los lugares en los que transcurría la trama, aunque sin comprender la historia  sacar alguna conclusión. En el momento de su muerte se sabía de memoria la asombrosa cifra de 9.000 libros. Por si esto fuera poco, también era capaz de memorizar partituras enteras que tocaba al piano con pasmosa facilidad pese a no tener ningún conocimiento musical.

 

 

 

Un impresionado guionista de Hollywood

Tras el divorcio de sus padres en 1981, Kim se quedó bajo el cuidado de su padre, que siempre estuvo muy pendiente de él, aconsejándole correctamente para que nadie sacara provecho de sus dotes. Durante su comparecencia en 1984 en la conferencia de la Asociación de Personas Retardadas de Arlington (Texas) conoció al productor y guionista Barry Morrow, que unos años antes había escrito el guión para la película "Bill", sobre un hombre con retraso mental, que interpretó Mickey Rooney. Kim y Barry charlaron durante varias horas sobre la Guerra de Secesión norteamericana, la I y II Guerra Mundial y otros asuntos históricos. El guionista quedó tan impresionado con sus habilidades que decidió inspirarse en él para escribir el guión de su siguiente filme, "Rain Man", la historia sobre un joven "yuppie" (Tom Cruise) que, al morir su padre, descubre que tiene un hermano autista (Dustin Hoffman), que ha heredado toda la fortuna. Hoffman se vio varias veces con los Peek y en aquellas entrevistas charlaron sobre temas tan variados como la monarquía británica, el cine, el programa espacial o de libros de literatura y geografía. La película consiguió tres de los ocho Oscar a los que estaba nominada -mejor director, mejor actor y mejor guión- y Hoffman, en reconocimiento a las capacidades de Kim, aseguró que "puede que yo sea una estrella, pero tú eres el cielo".

 

"Tenemos que reconocer y respetar las diferencias entre las personas"

Aunque a Kim nunca se le llegó a considerar autista, el éxito de la película cambió radicalmente la vida de los Peek, ya que fueron el centro de atención de numerosos medios de comunicación y realizaron innumerables conferencias en universidades, prisiones y otras instituciones de Estados Unidos para concienciar a la gente sobre los discapacitados mentales. Antes de empezar sus discursos, los dos leían la misma nota introductoria: "Tenemos que aprender a reconocer y respetar las diferencias existentes entre las personas y tratarlas de la misma manera como queremos que nos traten a nosotros. De esta manera albergaremos la felicidad y la esperanza". Jamás cobraron un dólar por sus intervenciones, pero Kim se lo pasaba en grande porque al acabar cada una de sus exposiciones mostraba a toda la audiencia el Oscar especial que había recibido. A lo largo de su vida protagonizó varias anécdotas que dejaban perplejo a quien le escuchaba, como cuando cuatro meses después de haber leído en poco más de una hora la novela "La caza del octubre rojo", de Tom Clancy, le preguntaron si recordaba el nombre del operador de radio ruso del libro. Ni corto ni perezoso, Kim reprodujo mentalmente todo el fragmento que hacía referencia al personaje.

 

En 1996, Fran escribió un libro sobre su hijo que tituló "El auténtico Rain Man: Kim Peek" y que fue todo un éxito de ventas. En el 2004, la NASA empezó a estudiar su cerebro con tomografías y resonancias magnéticas para intentar descubrir por qué una persona con un coeficiente intelectual de sólo 87 (la media está en unos 110) era capaz de realizar cosas tan asombrosas. Su padre aseguró que la investigación tenía "el objetivo de medir qué sucede en su cerebro cuando se expresa y cuando piensa sobre lo que expresa".

 

Tras sufrir una infección de las vías respiratorias, Kim, que era especialista en 15 temas pero era incapaz de atarse los zapatos o saber en qué cajón estaban sus calcetines, falleció el 19 de diciembre de 2009, a los 58 años, debido a un paro cardíaco.

 
 
 

 

 

 

 

Copyright©2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.