Letra N Inicio Contacto  

 

Niki Lauda

Gran piloto de Fórmula 1

 

 

 

Andreas Nikolaus Lauda nació el 22 de febrero de 1949 en Viena (Austria) en el seno de una familia acomodada. Su padre era un adinerado fabricante de papel nacido en Estados Unidos y su madre, una rica heredera austriaca. Debido a la relación distante con sus padres, Niki y su hermano, Florian, fueron educados por niñeras y por su abuela, Emmi, la primera de su familia que le apoyó cuando quiso correr en Fórmula 1. En el colegio le apodaban "ardilla" y "conejito" por culpa de su dentadura. Mal estudiante y con pocos amigos, falsificó sus notas finales y su certificado de estudios para que sus padres le dejaran tranquilo. Su educación fue un cúmulo de imposiciones -como aprender a montar a caballo-, pero, pasado el tiempo, Niki reconoció que aquello le sirvió para moverse con seguridad por el mundo. A los 15 años, se compró su primer coche, un VW Beetle convertible, que pagó haciendo trabajos como conductor. Ahí afloró su pasión por el mundo del motor, que su familia no aprobaba, por lo que, cumplidos los 18 años, se marchó de casa y se instaló en Salzburgo.

 

Al igual que muchos de sus colegas, Niki empezó a correr en competiciones locales con un Mini Cooper S hasta que, gracias a un préstamo que avaló nombrando al banco beneficiario de su seguro de vida, se compró un Porsche 911. En 1970, consiguió su primer contrato en el equipo de F-3 McNamara, aunque sin ningún resultado. Al siguiente año, con otro préstamo, compró una plaza en el equipo europeo de F-2 de March, donde tampoco obtuvo buena puntuación. Al poco tiempo, entró en la BRM (British Racing Motors), logrando un quinto puesto en Bélgica en 1973, situación que le abocaba a seguir su carrera en equipos de segunda

 

Campeón del mundo con sólo 26 años de edad

 

Sin embargo, su suerte cambió cuando el empresario Luca Cordero di Montezemolo se convirtió en ayudante de Enzo Ferrari, propietario de la escudería del mismo apellido. Entonces el equipo "rosso" había fichado a Clay Regazzoni -compañero de Lauda en BRM- para organizar la escudería y Montezemolo necesitaba a un joven piloto frío y calculador. Lauda tenía estas características por lo que, a finales de 1973, firmó un contrato de tres años con el equipo, lo que le ayudó a saldar todas sus deudas. Pero fue un éxito porque, en 1975, Lauda, de 26 años de edad, ganó con Ferrari su primer campeonato del mundo. Niki tenía entonces una relación sentimental con la rica heredera Mariella von Reininghaus, su acompañante habitual en los circuitos, hasta que en una fiesta que en 1975 organizó el actor Curd Jürgens, conoció a la modelo austriaca de origen venezolano Marlene Knauss, entonces novia del intérprete germano. El flechazo fue inmediato. Niki y Marlene se casaron en febrero de 1976 y, cinco meses después, sobrevino el accidente que estuvo a punto de costarle la vida.

 

 

Graves quemaduras en la cabeza y manos

 

Ese año, el campeonato había estado marcado por el enfrentamiento entre Lauda, al mando de Ferrari, y James Hunt, estrella de McLaren. La temporada había comenzado con dominio del piloto austriaco, pero el Gran Premio de Alemania cambió de golpe su destino. El 1 de agosto, en el circuito de Nürburgring (RFA), el coche de Niki Lauda se salió de la pista, chocó y quedó envuelto en llamas. Por suerte, el piloto italiano Arturo Marzario detuvo su máquina y, arriesgando su vida, sacó al austriaco del bólido, aunque no pudo evitar que Lauda, que en todo momento estuvo consciente, sufriera graves quemaduras en la cabeza y las manos, se fracturara varios huesos y sufriera una severa intoxicación por inhalación de gases. Aquella carrera la ganó Hunt, pero, contra todo pronóstico, seis semanas después del accidente, Niki volvió a ponerse a los mandos de su Ferrari en el circuito de Monza (Italia), quedando en cuarta posición y recuperando la cabeza de la clasificación al lado de Hunt. Pero, en la carrera decisiva, que tuvo lugar en Monte Fuji (Japón), el austriaco se negó a seguir conduciendo por la intensa lluvia y el británico ganó el campeonato. Protagonizada por Daniel Brühl (como Lauda) y Chris Hemsworth (Hunt), la película "Rush" relata con todo lujo de detalles el enfrentamiento entre estos dos míticos pilotos. Tras el estreno, Niki tuvo elogios para el actor español, del que dijo que "Daniel Brühl ha llegado a ser el auténtico Niki Lauda".

 

Con el apoyo de su mujer, el corredor obtendría un segundo campeonato del mundo en 1977, también para Ferrari. Una escudería de la que se fue, pese al sueldo millonario que allí tenía, por sus disputas con Enzo. Su actuación, al año siguiente, para la Brabham fue un desastre, por lo que, en 1979, tras el nacimiento de su hijo Lucas, se retiró.

 

Desde el accidente, Lauda se sometió a cuatro trasplantes de piel, que su sistema inmunitario rechazó uno tras otro, por lo que, cansado de tantas operaciones, decidió no volver a pasar por el quirófano, y empezó a usar una gorra roja para cubrir las cicatrices y los queloides que se convirtieron en su seña de identidad.

 

 

 

Una compañía de aviación ruinosa

Apasionado de la aviación, invirtió su fortuna en la creación de una compañía aérea, la Lauda Air, que empezó ofreciendo servicios chárter y de taxi aéreo para posteriormente hacer vuelos de larga distancia. Pero, lejos de ganar dinero, el negocio le generó cuantiosas deudas, que le obligaron a volver a los circuitos en 1982, un año después de que naciera su segundo hijo, Mathias, que ha seguido sus pasos profesionales.

 

Tras firmar un contrato millonario con McLaren, la suerte le sonrió porque su escudería, equipada con un moderno motor Porsche, se hizo imbatible y, en 1984, sus dos pilotos estrella, Niki Lauda y Alain Prost, se disputaron el título mundial, que conseguiría el austriaco, más experto y prudente. Retirado definitivamente de la competición en 1985, Niki se convirtió en asesor de diferentes escuderías y en comentarista deportivo y pudo dedicar más tiempo a su compañía aérea, aunque, finalmente, la vendió en el 2001 a Austrian Airlines.

 

Durante su matrimonio, Niki le fue infiel a Marlene y, en 1982, tuvo un hijo ilegítimo llamado Christoph. "Su madre decidió tenerlo ella sola y respeté su decisión. Le conozco, pero no tengo contacto con él", ha explicado en alguna ocasión. En 1991, el piloto y su mujer se divorciaron, pero de forma amistosa y siguen teniendo una excelente relación. Ese mismo año, un avión de su compañía se estrelló en Tailandia, muriendo 223 personas. "Fue uno de los momentos más tristes de mi vida", alegó.

 

Su actual mujer, Birgit, le donó un riñón

En 1997, sufrió un nuevo revés cuando le diagnosticaron una grave insuficiencia renal. Su hermano le cedió un riñón, que le fue trasplantado, pero el órgano empezó a fallar ocho años después. Como sus hijos eran incompatibles, se lo cedió su novia, Birgit Wetzinger. La joven era una azafata de FlyNiki, la nueva compañía aérea de bajo coste que había creado en el 2003. "En cuanto la vi por primera vez me enamoré de ella. Enseguida supe que era la mujer de mi vida", ha dicho de esta joven, bastantes años menor que él, con la que se casó el 25 de agosto del 2008. "Sin Birgit, yo ya estaría muerto. Es una heroína y la mujer con la que quiero compartir el resto de mis días". Al año siguiente de la boda, fueron padres de gemelos, Mia y Max, con los que vive a caballo entre sus casas de Viena e Ibiza. Este hombre, cuyo hijo Lucas le hizo abuelo en el 2010, tiene una fortuna de unos 300 millones de euros y está considerado como uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1.

 
 
 

 

 

 

 

Copyright©2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.